in

Aparentar Ser Feliz y No Serlo ¿Por qué?

¿Por qué aparentar lo que no somos?

Aparentar ser feliz sin serlo

Vivimos en una sociedad en la que la dignidad pasó a estar en el peor de los planos, el eslabón más bajo de la cadena. ¿Se han perdidos valores morales tan preciados como la honestidad, la sencillez, la veracidad, la humildad o la tolerancia social? Damos excesiva importancia a la indiferencia, la intolerancia, al egoísmo y a la arrogancia, con el único fin de aparentar ser feliz sin serlo realmente.

Sociedad en la que impera más el “tanto tienes tanto vales” o en la que prima una determinada forma física, que valer por quien eres. 

¿De qué nos vale aparentar ser lo que no somos?

De nada, no nos vale de nada, porque si no eres capaz de aceptarte tal como eres, de aceptar lo que tienes y de ser transparente contigo mismo ¿cómo podrás querer y valorar a los demás?

Estamos en la era digital. Las redes sociales están tan metidas en nuestra forma de actuar que vivimos por y para ellas. Mostramos en ellas todo, nuestro día a día, nuestros pensamientos, nuestras aficiones, nuestros eventos, nuestros gustos y nuestros disgustos, nos permiten relacionarnos con todas las partes del planeta, como aparece en la canción de Melendi y Alejandro Sanz “ahora que por fin las redes unen al planeta”.

Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos.

Nicolás Maquiavelo

Pero ¿hasta qué punto es sano mentir y aparentar ser quienes no somos, de aparentar ser feliz y no serlo a través de estas redes?

Bajo mi humilde punto de vista, no tiene absolutamente nada de sano, porque es preferible perder con la verdad que ganar con la mentira, porque esa mentira, a la larga, nos pasará factura y la felicidad momentánea que genera esa falsa apariencia dejará paso a un profundo vacío.

Debemos ser fieles a nosotros mismos, porque solo de esta manera podemos brillar con luz propia e impresionar a quien haga falta, así que ¡no nos engañemos! Seamos libres, seamos transparentes, seamos felices de verdad.

Chica atractiva aparenta ser feliz y mejor
Luce como realmente te sientes y si no te sientes bien, llega primero a ese estado deseado y luego demuéstralo.

No solo se aparenta ser feliz a través de las redes sociales.

En nuestro día a día, en la vida de la calle, en nuestro trabajo, en las nuevas relaciones humanas aparentamos, y yo diría que en exceso, con el único propósito de impresionar, de querer mostrarnos superiores, de inventarnos una vida que no tenemos, de infravalorar a nuestro semejante. 

La sencillez no cuenta, y tampoco la humildad, cuenta la apariencia, no solo la física, sino lo que también queremos demostrar con nuestra supuesta moral o nivel espiritual.

Cómo dijo mi abuelo en un momento de su vida; por ser un simple panadero quisieron pisotearlo. “Yo soy maestro, pero maestro del pan” me decía. Y sí, era panadero, y a mucha honra, y la verdad él no mentía, era un auténtico maestro.

No aparentó, sencillamente dijo la verdad.

Y ¿por qué? Porque la mentira no nos lleva a ninguna parte, porque es sabido por todos que la verdad, al final, acaba saliendo a la luz, y se puede decir lo mismo con las palabras acertadas, pero no mentir ni engordar nuestro ego para sentirnos mejor, porque con esto no hacemos más felices a nadie, ni siquiera a nosotros mismos, con esto hacemos más opaca y tenue nuestra realidad, consiguiendo con ello fracasar, más tarde o más temprano, pero fracasar en toda regla, y alejarnos de la verdadera felicidad.

¿Cómo regular el querer aparentar ser feliz cuando realmente no te sientes así?

Yo cuando me veo en estas circunstancias me repito lo que he aprendido tras los estudios en la universidad de la vida:

  • Sé fiel a tus principios. Solo así te podrás dar a conocer como eres realmente y te podrán valorar mejor.
  • Sé sincero. La mentira es la peor de las armas para conseguir lo que realmente quieres.
  • Sé transparente. La transparencia es la base de la honestidad y de la lealtad, y si no tienes como base estos principios, vas por mal camino.
  • Sé libre. Vivir bajo la presión de ser lo que no eres o de aparentar ser feliz cuando estás muriendo por dentro te llevará a la infelicidad más profunda.

Así que, seamos siempre esencia, nunca apariencia, porque eso es lo que marca la diferencia.

¿Te ha gustado el post?

Upvote
17 points
Downvote
Participante

Escrito por Irene Martín

Top post valoradosTop Autores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aprender a decir no

Aprender a Decir No

Relaciones de pareja saudables

Relaciones de Pareja Sanas ¿Quiero Tener Pareja?