in

La Privacidad en Internet y Mis Datos ¿Están Seguros?

La seguridad de la privacidad es lo primero que se olvida en Internet.

Es momento de que le pongas cortinas a tu información en Internet. Si usualmente tienes en la mente ¿mis datos y privacidad en internet están seguros? Te felicito porque estás pensando fuera de la caja y buscas proteger tu integridad digital. Aquí te comparto algunas dudas que me suelen preguntar al ser informático de profesión.

Antes que nada te dejo claro que ciertamente en la actualidad los datos de la gran mayoría de las personas se utilizan con fines publicitarios.

Las empresas lo que quieren es que gastes tu dinero en ellos o sus clientes, entonces, estarás en control al final del embudo ¿no?, tú eres quien decides si compras o no ¿cierto? y seguramente seas muy difícil de manipular con mensajes ¿correcto?

Pero el futuro es incierto, y si en algún momento las empresas quieren utilizar tu información para algo más que venderte, lo podrán hacer y esto sin plantearnos las posibilidades de hackeo o control gubernamental totalmente impredecibles.

Bien, mejor pasemos a las típicas dudas sobre la protección de datos en Internet para no caer en teorías de conspiración XD


¿Soy anónimo si no doy mi nombre, apellidos y dirección?

Siempre pensamos en estos datos cuando hablamos de protección, anonimato o privacidad en Internet. Pero la cruda realidad es que ya el comercio de datos no los necesitan.

Hagamos un ejercicio: en tu círculo de amigos, o en tu trabajo, describe a un compañero sin usar su nombre, o dónde está ubicado, solo por sus aficiones; te sorprenderás de la cantidad de gente que acierta quién es.

Tú puedes dar un nombre falso o un apodo, que la publicidad la seguirás recibiendo.

Los grandes comercios conocen lo que te interesa, tus gustos, ubicación aproximada, nivel de gasto y un gigantesco etcétera. En cuanto entras en alguna tienda ya saben desde dónde navegas, qué has visto, si viajas, tú deporte favorito, tu comida, qué moda te gusta, y las pantallas que verás estarán adaptadas a ti como un anzuelo.

Privacidad en Internet
Resguarda tus datos e información en la red.

¿Qué saben de mí en las redes sociales?

Es en las redes sociales justo donde la gran mayoría de personas pasa su tiempo, dejando su privacidad colgando en un hilo, con los datos que ellos mismos dan junto a la información de la interacción con la plataforma.

Porque nuestra huella en la internet es conocida por las principales redes sociales y la ponen a disposición del mejor postor o postores.

Depende de qué tanto utilices una red social en concreto, pero si tienes la aplicación en tu teléfono móvil, te aseguro que sabe de tu comportamiento y gustos.

Experimentos y la Privacidad en Internet

Un experimento de la universidad de Cambridge, basado en Facebook permitió definir perfiles sociológicos de los usuarios mediante el análisis de los “Me gusta” en 100 factores. Cuantas más visitas y pulsaciones se hacían, mejor y más definido era el perfil. El resultado fue un acierto de más del 90% en raza y sexo. Religión, política y orientación sexual, más de un 80%. Consumo de alcohol y drogas, más de 65%. Como caso curioso, personas con padres quienes vivieron juntos hasta que ellos cumplieron los 21 años, un 60%.

¿La política de privacidad?

Existen diversas maneras para que una empresa acceda a nuestra información en redes sociales como siendo anunciante o hacerse socio.

Ese acceso lo logra con nuestra autorización y todo incluido en sus políticas de privacidad.

Ejemplo extraído de las condiciones de uso de FaceBook. Esta red social obtiene datos del nivel de batería y el espacio libre de tu terminal, el movimiento del ratón por la pantalla, nombres de archivos, los programas instalados, ubicación y fecha de las fotos, tu wifi y las que detecta tu terminal …  Y esto no es ni el 5% de lo que se comparte.

Y del apartado de cómo se comparte la información, la mitad de la ‘data’ es lo compartido con socios, anunciantes, proveedores, investigadores y organismo oficiales. No imaginas cuanto Facebook te conoce y es por ello que debes estar alerta con tu información y entender más sobre la privacidad en Internet.

Estamos llegando al fin de una civilización, sin tiempo para reflexionar, en la que se ha impuesto una especie de impudor que nos ha llegado a convencer de que la privacidad no existe.


José Saramago

6 recomendaciones como ingeniero de sistemas para la privacidad de tus datos en Internet:

  • Utiliza una contraseña para acceder a las plataformas con cierto nivel de seguridad, esto quiere decir no usar tu fecha de cumpleaños, el apellido de soltera de tu madre, y menos aún 1234.
    Tampoco uses la misma clave para diferentes sitios web. Si eres un usuario medio-alto un gestor de contraseñas como LastPass te puede ayudar.
  • Busca cuentas sociales olvidadas, por ejemplo de redes sociales antiguas o perfiles que te hayas creado pero que no uses mucho y borralas por completo.
  • Cuando crees un perfil nuevo en un sitio web, aunque sea un proceso un poco más largo hazlo añadiendo tu correo electrónico y rellenando los datos, no utilices la opción de “acceder con Facebook o Google” y recuérdalo al iniciar sesión.
  • Trata de no dejar mucho tiempo sin actualizar el software de tu teléfono para poder instalar los parches de seguridad más recientes de cada empresa proveedora.
  • Revisa los permisos que otorgas a las aplicaciones. Esto en la configuración de cada red social puedes acceder y ver las aplicaciones que utilizan tu información. Y en Google en el apartado de “mi cuenta” y luego en “acceso y seguridad”.
  • Y si eres de los que piensan “mis datos en redes sociales me preocupan mucho” o “creo no estoy cuidando mi imagen en Internet” y das con la decisión de “quiero borrar mis datos” y tener la mejor privacidad en Internet posible, a continuación te explico como puedes eliminar tus cuentas en 3 de las redes más usadas.

Ante todo es importante sepas diferenciar entre suspender temporalmente la cuenta y eliminarla por completo. En el primer caso la cuenta seguirá existiendo pero la posibilidad de que tu información se encuentre es más restringida y en el caso de eliminarla tu cuenta deja de existir dentro de este dominio público.

Quizás al eliminar alguna cuenta social, logres desconectar la mente, que nunca viene mal un poco de paz mental hoy en día.

Cómo borrar mi cuenta de Facebook.

Desde el móvil: Abrir aplicación Facebook, clic sobre las tres rayitas, accedemos a configuración y privacidad, accesos directos de privacidad y allí encuentras la opción de eliminar cuenta.

Desde el ordenador: Haces clic en la flecha de la parte superior derecha, clic en configuración, luego clic en “tu información de Facebook” y allí encuentras “Eliminar cuenta y tu información”.

Cómo borrar mi cuenta de Instagram.

Esto no aparece en ningún lado dentro de la aplicación. Aquí tienes que acceder al siguiente enlace, acceder con tu cuenta y eliminarla, incluidos todos tus fotos y vídeos.

Link para Borrar cuenta: https://www.instagram.com/accounts/remove/request/permanent/

Cómo borrar mi cuenta de Twitter.

Preferiblemente desde el ordenador, inicia sesión en tu cuenta de twitter. En la columna de opciones de la izquierda haz clic en «más opciones», luego haces clic en «Configuración y privacidad», luego accedes a las opciones de tu «cuenta» y luego haces clic en «desactiva tu cuenta» al final de la columna a la derecha. Luego verás información sobre la desactivación y por último nuevamente el botón para «desactivar.

Este proceso desactivará tu cuenta por 30 días, tiempo en el que tu cuenta no estará visible para nadie. Pasado este plazo tu cuenta quedará eliminada por completo.


Para concluir te dejo este vídeo de TEDx Talks Madrid que seguro te ayudará a entender un poco mejor de lo que aquí he escrito.

¿Te ha gustado el post?

Upvote
10 points
Downvote
Participante

Escrito por Joaquin

Top post valoradosTop Autores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Como saber si mi pareja es ideal

Cómo Elegir a La Pareja Ideal

Aprender a decir no

Aprender a Decir No